CRIANZA CAMPESTRE Y RADIOTELEMETRIA

 

La Crianza campestre o hacking es el método utilizado para la liberación de aves rapaces en su medio natural, el cual fue adaptado desde los antiguos halconeros. Consiste en colocar polluelos de lechuza a reintroducir, en un nido artificial en el lugar a reestablecer las poblaciones. El procedimiento se realiza a una edad en que los pollos son capaces de desgarrar la comida y alimentarse por sí solos, pero que aún no son capaces de volar. Con este método, y al igual que sucede en nidos naturales, se crea en los polluelos una fuerte dependencia por el lugar de suelta y la zona en la que han iniciado los vuelos.


A los pocos días los ejemplares comienzan a salir del nido, a posarse en árboles y a volar por los alrededores, volviendo al nido artificial donde han sido alimentados. A medida que los polluelos crecen los desplazamientos son cada vez más alejados del punto de suelta y comienzan a cazar por su cuenta, hasta que realizan vuelos amplios y comienzan su dispersión. De esta forma se espera que cuando lleguen a la madurez sexual los ejemplares se establecerán en el lugar de suelta.

 

 

Construcción de la casa anidera modificada para la crianza
Casa para crianza campestre instalada
Polluelos en su nuevo hogar

 

 

Juvenil dentro de casa, nótese el tubo utilizado para la alimentación en la parte superior de la foto
juveniles listos para la instalación de transmisores
Ejemplar liberado

 

La radiotelemetría es un instrumento, que ha revolucionado el conocimiento de la fauna silvestre, ya que permite el determinar los movimientos y otros aspectos de interés. La lechuza blanca es una especie que se alimenta casi exclusivamente de roedores, lo cual le otorga el papel de controlador biológico especialmente sobre el ratón de cola larga (Oligoryzomys longicaudatus) especie reservorio y transmisora del virus Hanta. Conocemos bien la dieta de la lechuza blanca pero no hay información sobre su hábitat y su capacidad de desplazamiento. Esto es importante para un diseño eficiente de control biológico, ya que permitirá responder las preguntas ¿Cuántas casas por hectárea debemos instalar?. Es cierto que el tipo de hábitat es importante pero queremos saber cuanto se mueve una lechuza. Para esto reintroducimos polluelos de lechuza blanca en la comuna de Panguipulli, los que fueron instalados en casas anideras adaptadas a la crianza campestre para el periodo de recría. Cuando los polluelos estuvieron aptos para volar, se les instaló un sistema de radioseguimiento para su detección espacial. Esta información es llevada a un Sistema de Información Geográfoico (SIG) para su análisis global.

Paralelamente estamos realizando un seguimiento diurno y nocturno de los ejemplares liberados con radiotelemetría, censos acústicos nocturnos y prospección de signos (egagrópilas, nidos y avistamientos).

Volantón pesado y medido
Transmisor
Receptor
Instalación de transmisor con arnés
Sistema instalado
Ejemplares listos para el vuelo

 

El equipo de radioseguimiento está compuesto de un receptor marca ATS (Advanced Telemetry Systems) modelo FM100 con un rango de frecuencia desde 140 a 203 MHz, pesa 0,6 kg y mide 10x16x15,5cm., se alimenta energéticamente desde seis baterías AA. La antena es de tres elementos marca ATS modelo folding yagi fabricada para ser usada en un rango entre 140MHz y 220 MHz, y posee un cable coaxial de 152 cm. Teniendo presente que el transmisor no debe sobrepasar el 10% del peso del individuo, se utilizaron transmisores marca ATS modelo A1250, miden 26x34x14mm con una antena que mide 190mm. La batería es de Lithium de 3V y posee una duración entre 262 y 524 días con 35 pulsaciones por minuto. El transmisor se encuentra encapsulado por resina eléctrica por lo cual es resistente al agua. En total el transmisor pesa 9,5 gr y es adosado al ave en su espalda en forma de mochila utilizando una cinta de teflón cilíndrica especial para la adhesión del transmisor formando un arnés cruzado.